Cuando los elementos comunes sufren daños normalmente se atribuyen a causas externas consecuencia del envejecimiento, antigüedad, etc.

Pero no siempre es así. En algunas ocasiones dichos daños son producidos por negligencia de los propios propietarios, ya sea de forma consciente o inconsciente.

Recientemente, en una comunidad que administramos en L’Eixample Dreta hubo un incidente que ilustra muy bien un caso de negligencia manifiesta.

Un propietario de un piso sito en planta baja con un patio común, tuvo la ocurrencia de cortar una tubería que pasaba por el patio desconociendo que se trataba de una tubería de gas y alegando que el tubo le molestaba.

Este negligente acto provocó la intervención de Bomberos y un gran susto para los vecinos del inmueble. Aparte quedan las graves consecuencias que esta acción podría haber provocado, por alto riesgo de deflagración y derrumbe total o parcial del edificio.

La reposición del servicio de gas del inmueble generó una factura de más de 3.000 € que la comunidad de propietarios reclama ahora al vecino por su incuria.

Este es un ejemplo de negligencia en el uso de elementos o servicios comunes, pero hay otros muchos.

Ascensor

En el caso del ascensor la típica actitud negligente es subir más peso del permitido, ya sea de personas o materiales, lo que provoca en muchos casos la paralización del servicio y una factura extra de reparación por la negligencia en el uso.

Antena TV

El típico mal uso de la antena de TV es cuando un propietario, o un profesional inadecuado contratado por el propietario, manipulan indebidamente la toma de antena TV de la vivienda.

Es muy común que el profesional que está realizando trabajos de reforma en la vivienda, y sin conocimientos de instalaciones de TV, intente con la mejor voluntad intervenir en la toma de antena.

Esta indebida manipulación provoca que la señal de TV se vea afectada, dejando sin servicio a los propietarios de los pisos inferiores con el consiguiente enfado de estos.

Terrazas

Los pisos superiores o áticos suelen tener una terraza de generosas dimensiones que a pesar de que el uso sea privado, se trata de un elemento común.

Muchos propietarios de pisos áticos suelen poner plantas en las terrazas, aunque en muchas ocasiones dichas plantas conllevan maceteros de grandes dimensiones y más que plantas se trata de árboles o arbustos enormes.

Es muy posible que estos elementos causen daños a la terraza y que estos daños se traduzcan en humedades o filtraciones a los pisos inferiores.

Si esto ocurre, se debe recurrir a la intervención de técnico competente (arquitecto) para confeccionar un informe que determine responsabilidades. También te puede interesar: Uso y disfrute de los elementos privativos

Parking

En el caso de los parkings el típico uso negligente es golpear la puerta de acceso con el vehículo por hacer un mal uso e intentar entrar o salir detrás de otro vehículo sin esperar turno y que la puerta haga el recorrido habitual.

En estos casos para el usuario la culpa siempre se deriva hacia la puerta, porque esgrimen que la misma se les ha abalanzado encima del coche, no al revés.

Aquí es determinante la opinión de la empresa de mantenimiento de la puerta quien determinará si la misma funciona o no correctamente.

Es evidente que hay otras muchas situaciones de actitudes negligentes en el uso de los elementos comunes y que en la mayoría de los casos generan facturas que debe asumir la comunidad de propietarios.

Es irrelevante que la actitud negligente haya sido consciente o inconsciente, ya que lo verdaderamente importante es que puede provocar que la comunidad de propietarios tenga que asumir un coste extra para solucionar o reparar los daños del elemento común afectado, como el caso comentado del corte de la tubería de gas, independientemente de otras consecuencias más graves.

Si esto sucede, la comunidad de propietarios tiene que reclamar el coste del gasto extra al propietario causante y provocado por su negligente acción.

Y en el supuesto que el propietario no quiera asumir dicho coste extra, se debería poner el asunto en manos de abogados a fin de que procedan a reclamar dicho coste.

Muchos de estos actos, por no ser reclamados, quedan impunes y finalmente son asumidos por la comunidad de propietarios, quizás por desconocimiento o por no habilitar mecanismos para determinar la causa del daño cuando hay una sospecha firme de posible irresponsabilidad.

Por ello, es muy importante siempre determinar si hubo una negligente acción por parte de un propietario, acción que haya afectado a elementos comunitarios, y en caso afirmativo depurar responsabilidades para evitar futuros actos repetitivos.

En Finques Chicote como administradores de fincas en Barcelona y L’Hospitalet desde el año 1968, hemos visto durante estos años muchos casos de posibles actitudes negligentes de propietarios que han causado daños a elementos comunes. Por ello, y como indicábamos, es importante depurar responsabilidades y que el que haya causado un daño a la comunidad, asuma las consecuencias civiles o penales que se deriven.