En todas las comunidades de propietarios, ya sean fincas o parking, hay diferentes puertas de acceso tanto hacia el exterior como al interior de las mismas.

A veces surgen dudas sobre si dichas puertas pueden cerrarse con llave o no, o si dejarlas abiertas o atrancadas mediante calzos.

En este artículo vamos a comentar las diferentes situaciones que nos podemos encontrar.

Puerta de acceso a un edificio

A este respecto, ya publicamos un completo artículo para tratar el tema que traía por título: ¿Se puede cerrar con llave la puerta de acceso a un edificio?

En este caso, la puerta de acceso a la calle no se puede cerrar por dentro con llave, sino que debe estar cerrada únicamente con el golpe.

Tenemos que pensar que la salida del edificio siempre debe ser libre y expedita, considerándose tal puerta a los efectos como una salida de emergencia. Eso sí, la entrada será empleando llave o mediante el abrepuertas eléctrico del portero electrónico.

El motivo por el que las comunidades de propietarios suelen cerrar esta puerta con llave por dentro, a pesar de que no es legal, es principalmente para prevenir robos o accesos no autorizados.

Por otro lado, si cerramos esta puerta con llave por dentro, la función del portero electrónico queda inutilizada.

Puerta de salida al terrado

El tratamiento de esta puerta sería el mismo que la puerta de acceso al edificio. O sea, que no se podría cerrar con llave por dentro, solo con el golpe.

Imaginemos que se produce un incendio en las plantas inferiores del edificio y los vecinos de las viviendas en las partes más altas no pueden evacuar en dirección a la calle. ¿Qué solución les quedaría?: Deberían poder salir por la azotea o el terrado de forma rápida y segura, sin la necesidad de perder tiempo valioso buscando las llaves.

Por todo ello la puerta de acceso al terrado se debe considerar también como una salida de emergencia. Otra cosa distinta es que esta puerta, desde el exterior, y para prevenir robos, no se pueda abrir, ya sea porque no dispone de maneta o de pomo de apertura, aunque sí de una cerradura para evitar que si alguien sale al exterior, no se quede atrapado en él si la puerta por descuido se cierra sola tras de sí.

Puerta de salida a una zona común

En algunos edificios hay zonas comunes, patios, jardines, etc. por lo que normalmente desde el vestíbulo hay una puerta que permite acceder a estas zonas.

Esta puerta tampoco se debería de cerrar con llave desde el interior porque la salida desde la finca al exterior ha de ser libre, aunque del exterior hacia la finca sí que se puede cerrar con llave.

Puerta de entrada de vehículos de un parking

Estas puertas acostumbran a abrirse y cerrarse de forma automática gracias a un mecanismo eléctrico que las abre y las cierra, y que se suele activar mediante una llave o un mando a distancia.

No obstante, estas puertas deben disponer de un mecanismo de apertura manual por si fallara el motor o el suministro eléctrico.

Puertas peatonales de salida al exterior en parkings

Estas puertas tampoco pueden estar cerradas con llave dado que la salida al exterior desde el garaje debe ser libre y expedita (también se consideran salidas de emergencia). Para entrar desde la calle hacia el interior del garaje sí que deberá ser con llave.

Puertas peatonales interiores en parking

Estas puertas comunican pasillos, escaleras o ascensores con el interior del garaje y se consideran salidas de emergencia. En este caso, la salida desde el interior del parking hacia los pasillos, escaleras o ascensores ha de poder efectuarse sin llave, y desde esos elementos comunes hacia el interior del garaje sí se debe abrir con llave.

Es habitual encontrarse calzadas o atrancadas con cuñas este tipo de puertas para que el acceso de los usuarios sea más cómodo y no tengan que abrir y cerrar cada vez, aunque esto no está permitido, ya que este tipo de puertas son resistentes al fuego (puertas RF) y a modo de cortafuegos actúan sectorizando contra posibles incendios las zonas del garaje donde están ubicadas, por consiguiente, el hecho de dejarlas siempre abiertas, facilitan la propagación del fuego y el humo por todo el parking en caso de producirse un incendio.

Resumen

Como vemos, lo correcto en todas las puertas que hemos comentado es lo siguiente:

  • Acceso desde el exterior hacia el interior del edificio o garaje: Siempre deberá realizarse con llave, habida cuenta que solo los propietarios o inquilinos pueden tener acceso al interior.
  • Acceso desde el interior hacia el exterior del edificio o garaje: En este caso, la salida deberá ser libre sin llave alguna, solo accionando la maneta, dado que se consideran salidas de emergencia.

Es muy importante que todos los usuarios sepan cómo funcionan todas las puertas de los edificios o parkings a fin de hacer un buen y correcto uso de las mismas.

En caso de dudas, siempre se pueden hacer consultas a empresas especializadas o Bomberos quienes indicarán cómo actuar. Aclarar que existen cerraduras que permiten cerrarse por fuera con llave, ya sea dando una vuelta o dos a la misma, pero que sin embargo desde dentro bastará accionar la maneta para que la puerta se abra.

En la administración Finques Chicote somos administradores de fincas desde el año 1968 en Barcelona y su área metropolitana, administrando más de 400 comunidades de propietarios. Administramos algunos edificios que suelen cerrar con llave la puerta de acceso de la calle, a pesar de que advertimos a los propietarios que no se puede hacer. Lo mismo ocurre con las puertas peatonales interiores de los garajes que suelen estar calzadas o atrancadas.

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad
Powered by Estatik