Las obras de reforma de viviendas son muy habituales en cualquier edificio. Normalmente se tratan de trabajos que consisten en reformar cocina y lavabos, aparte de otras tareas como pueden ser el cambio de puertas, instalación de parqué, pintura de paredes y techos, etc.

Algunos de estos trabajos generan traslado de materiales y retirada de escombros que deben transitar por servicios y elementos comunes (ascensor, escaleras, patios de luces, etc.) desde la entrada del edificio hasta la entrada de la vivienda a reformar.

Cuando estas obras de reforma se llevan a cabo, es normal que provoquen molestias e incomodidades al resto de propietarios, especialmente a aquellos que se encuentran próximos a la vivienda en cuestión (viviendas superiores e inferiores, así como viviendas contiguas).

Muchas de estas molestias son inevitables como los ruidos de romper estructuras de cocinas y baños, y no hay problema mientras los trabajos se efectúen dentro de horarios permitidos y sin que superen los niveles máximos de decibelios establecidos en las ordenanzas municipales al efecto

Otras de las molestias sí que son perfectamente evitables pero muchas veces no se evitan por dejadez de los profesionales que intervienen en los trabajos de reforma.

Nos referimos por un lado a las protecciones que obligatoriamente se deben colocar en todos aquellos servicios y elementos comunes que se puedan ver afectados, como por ejemplo el ascensor. Y por otro lado a la limpieza de las zonas comunes que se vean afectadas por la suciedad y el polvo que generan las obras de reforma.

Aunque se supone que todos los propietarios son conscientes de estas medidas, lo ideal sería que las comunidades de propietarios contemplaran unas normas de régimen interno que incluyan las actuaciones o protocolo que debe seguir de forma obligatoria todo propietario cuando realice obras de reforma.

A priori se trata de normas muy simples y de sentido común, pero todos sabemos que es muy frecuente que se incumplan por parte de los profesionales que intervienen en las obras y/o los propietarios de la vivienda.

Las infracciones más habituales que se detectan suelen ser:

  • Almacenamiento de materiales de construcción en zonas comunes por largo tiempo.
  • Falta de elementos de protección de servicios (ascensores) y zonas comunes que puedan verse dañadas por el tránsito de materiales y escombros.
  • Ocupación en exclusiva del ascensor o ascensores por largo tiempo para el traslado de materiales y escombros.
  • Suciedad en zonas comunes (vestíbulo, rellanos, escaleras, ascensores, etc.) que no se limpia cada día y se va acumulando.
  • Ejecución de trabajos fuera del horario permitido en días laborales o realizar dichos trabajos en fines de semana o festivos.

Puede ocurrir que estas infracciones causen daños a servicios y elementos comunes como, por ejemplo, en el ascensor por no haberse protegido adecuadamente, o golpes y daños en elementos comunes como paredes y techos de partes del edificio.

Otras de estas infracciones causan molestias como la acumulación de polvo y suciedad que se extiende por todo el edificio y afecta a todos los propietarios en mayor o menor medida, o incluso el ruido fuera de los horarios normales de ejecución de las obras.

Respecto a posibles daños a servicios y elementos comunes, el presidente de la comunidad deberá ponerlo en conocimiento del administrador de fincas a fin de que efectúe requerimiento al propietario causante, quien deberá asumir el coste de reparar los daños.

En cuanto a molestias de suciedad y ruidos, de igual forma se deberán poner en conocimiento del administrador de fincas para que realice las debidas advertencias al propietario de la vivienda.

Debemos tener en cuenta que, aunque estos posibles daños y molestias son realizados por los profesionales que trabajan en la vivienda efectuando las obras de reforma, el responsable es el promotor de estas, es decir el propietario de la vivienda, y ésta es la persona sobre la que se tendrá que dirigir las reclamaciones.

En la administración Finques Chicote somos administradores de fincas desde el año 1968 en Barcelona y su área metropolitana, administrando más de 400 comunidades de propietarios. Somos conscientes de los problemas que ocasionan las obras de reforma de las viviendas en la mayoría de los casos, por lo que es importante que los presidentes o propietarios afectados hagan traslado al administrador de las mismas para que este efectúe las pertinentes reclamaciones.

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad
Powered by Estatik