El autoconsumo y la energía solar en Comunidades de Vecinos

Por suerte, las instalaciones de energía solar son cada vez más frecuentes en viviendas y pequeñas empresas. Debido al alto precio de la electricidad y la lucha a favor de la reducción de la contaminación, cada día más gente apuesta por este tipo de energía renovable.

Además, las autoridades ofrecen nuevas ayudas para la instalación de este tipo de sistemas en un intento de impulsar el uso de las energías renovables. Si a esto le unimos el descenso en el coste de las instalaciones y la nueva regulación sobre el autoconsumo, tenemos la elección perfecta como fuente de energía.Cada día vemos más y más instalaciones solares en nuestras ciudades, casas y empresas.

La nueva regulación del autoconsumo permite a las Comunidades de Vecinos reducir la factura de la Comunidad a la vez que se protege el medio ambiente, mediante la generación y consumo de su propia energía.

Qué hay que hacer para poder utilizar este sistema en una Comunidad de Vecinos

Una vez que un vecino elige apostar por el autoconsumo fotovoltaico en su vivienda, surgen una serie de dudas sobre lo que hay que hacer.

¿Puedo instalar placas solares en una Comunidad de Vecinos?

Es la primera pregunta a responder. Es algo obvio que las placas deben estar en el exterior, donde les dé más sol de forma perpendicular y durante el mayor tiempo posible. Si en la azotea no se puede, por cualquier causa, la Ley establece tres opciones:

  • Instalación de placas solares en la azotea compartida de la Comunidad
  • Instalación en el edificio contiguo, en un radio de 500 m; en donde la instalación se ubicaría en el edificio vecino.
  • Compartir 14 dígitos de la referencia catastral, caso en el que la instalación se colocará en el edificio vecino.

Acuerdo entre vecinos

Sólo se requiere que un tercio de los vecinos estén de acuerdo con la instalación en una cubierta común. Este acuerdo debe estar recogido en un acta de la Junta de Propietarios, convocada por presidente o una cuarta parte de los propietarios. En caso de que no puedas asistir a este tipo de reuniones, puedes delegar tu voto por escrito.

Una vez se sabe cuántos vecinos quieren participar, es hora de hablar con una empresa instaladora de placas solares. Este tipo de empresas requerirán de una serie de datos sobre localización, lugar de colocación, número de instalaciones a realizar, consumo aproximado…

Generalmente este tipo de empresas realizan estudios solares antes de realizar la instalación.

Reparto de energía

La mejor opción es siempre llegar a un acuerdo entre los participantes, en caso contrario, hay que acudir a la ley. Según la regulación, el reparto se realiza en función de la potencia contratada. Una vez hayamos decidido cómo se reparte, este método se podrá cambiar una vez al año, después de informar a la comercializadora.

Medición de la energía consumida y generada

Este tipo de sistemas conllevan la instalación de un nuevo contador, en cada vivienda, el consumo se medirá a través del mismo contador que está ya instalado.

Para saber con cuánta energía se nos va a compensar, sólo hay que calcular la diferencia entre la parte proporcional acordada de la energía generada y la consumida.

Rentabilidad del autoconsumo compartido

En este caso, hemos estado hablando de un autoconsumo compartido, es decir, que seguiremos conectados a la red eléctrica y, aunque la parte de consumo de nuestra factura de electricidad descenderá, seguiremos pagando los gastos fijos (potencia).

Será la comercializadora la que decidirá el precio al que pagas la electricidad y el precio al que nos la compensa.

Si t’ha agradat aquesta publicació de “El autoconsumo y la energía solar en Comunidades de Vecinos”, també et pot interessar