Debemos tener presente que no solo se pueden ocupar ilegalmente viviendas o locales, sino que también pueden ser ocupadas ilegalmente las plazas de garaje, en este caso, por otro vehículo que no es el nuestro.

Aunque no consiste en un problema tan grave como la ocupación de una vivienda, se trata realmente de una ocupación en toda regla que debemos tratar de la misma forma.

La ocupación de la plaza de aparcamiento puede ser total o parcial, pero en ambos casos se ha de proceder con la cabeza fría y no dejarse llevar por el primer instinto que sería dañar el vehículo que ocupa ilegítimamente nuestra plaza, porque esto sería un gran error que podría actuar en nuestra contra siendo muy contraproducente, por lo que se debe evitar de todas las maneras.

Lo primero es intentar identificar al propietario del vehículo en el caso que no haya dejado una nota en el parabrisas del tipo “Soy el vecino del piso….“. Aunque el problema es el mismo, ocupación, si al menos el dueño del vehículo se ha identificado, podremos requerirle rápidamente que abandone nuestra plaza de forma inmediata.

Si no ha dejado nota alguna, quizá dé la casualidad que sepamos quien es el propietario del vehículo por las características particulares del mismo, por lo que también podremos dirigirnos a su vivienda y requerirle que lo saque de nuestra plaza.

Si no sabemos quién puede ser el propietario del vehículo, es aconsejable dejar una nota en lugar visible (en el parabrisas, por ejemplo) identificándonos como propietarios de la plaza e indicar al ocupante que debe abandonar la plaza.

Si el edificio tuviera un conserje o portero, o el parking un vigilante, podemos intentar verificar el dueño del vehículo a través de esta persona ya que es posible que sepa quién es.

Si todo lo anterior fracasa, podemos avisar a la policía local de nuestra ciudad para que intervenga. Estos, con una grúa municipal, no podrán retirar el vehículo de la plaza por no hallarse este en vía pública, pero sí que pueden identificar al propietario del vehículo a través de su matrícula.

Y en última instancia, si todo lo anterior ha resultado infructuoso, deberemos interponer una demanda por vía judicial, pero previamente nos personaremos en la comisaría de policía más cercana a denunciar los hechos.

Lógicamente, antes de interponer la denuncia, tendremos que hacer fotos del vehículo ocupante, y si es posible, recabar el testimonio de otros vecinos que acrediten que efectivamente nuestra plaza de garaje ha sido ocupada ilegalmente por un vehículo que no les consta que sea de nuestra propiedad, aunque es evidente que no será un proceso rápido.

El problema de la ocupación de plazas de garaje no suele ser muy habitual, pero normalmente se produce en plazas de aparcamiento que suelen estar vacías durante bastante tiempo. Este hecho no significa que cualquiera tenga derecho a aparcar en la plaza, ya que se trata de una propiedad privada al igual que una vivienda.

Que una vivienda no esté habitada regularmente no significa que pueda ser ocupada, por lo que en una plaza de garaje es lo mismo.

Otro problema similar pero no tan grave, es la ocupación de espacios comunitarios dentro de un garaje para aparcar vehículos, ya sean coches o motos.

Hay propietarios de plazas de garaje que aparte del vehículo que aparcan en su plaza, son titulares de una moto, y que si ésta no cabe en su plaza, la dejan estacionada en zonas comunes. O a veces dichas motos son propiedad de familiares de algún vecino de la finca o de algún usuario del parking.

En todos los casos se trata de una ilegalidad, porque las zonas comunes no pueden ser utilizadas a título particular por nadie, por lo que en este caso, deberá ser la comunidad de propietarios del parking quien actúe en consecuencia.

En la administración Finques Chicote somos administradores de fincas desde el año 1968 en Barcelona y su área metropolitana, administrando más de 400 comunidades de propietarios. Gestionamos numerosas comunidades de propietarios que son parking, y los problemas que nos solemos encontrar de forma más habitual (tal como comentábamos en un anterior artículo), son principalmente vehículos que sobresalen de los límites de las plazas de garaje, ya sea por delante de las mismas como invadiendo plazas aledañas. En todos los casos, se debe requerir al propietario causante que cese dicha ilegal actividad.

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad
Powered by Estatik