Si un vecino no paga a la comunidad, o sea, su parte proporcional de gastos de la comunidad de propietarios, ésta podrá acordar en junta su reclamación por vía judicial mediante el llamado proceso monitorio.

Antes de llegar a ello, se debe analizar que ha sucedido para que un propietario haya llegado a esta situación de impago.

 

¿Por qué un vecino no paga a la comunidad?

Pueden existir diversas situaciones:

  • Problemas económicos: El vecino no paga porque está en mala situación económica (paro, ERTE, etc.), y no puede hacer frente a los recibos de gastos de comunidad, aunque tiene voluntad de poder resolver el impago.
  • No estar conforme con la deuda: El vecino no paga porque manifiesta su disconformidad con la parte proporcional de gastos de comunidad que le corresponden, o con los ingresos efectuados.
  • Moroso “profesional”: El vecino no paga porque desea ser un moroso crónico mal pagador a pesar de tener recursos económicos para no serlo.

Estas podrían ser las situaciones de impago más habituales y hay que afrontar cada una de ellas de forma diferente, aunque el final suele ser el mismo en caso de persistir el impago.

También te puede interesar: ¿Puede utilizar el ascensor un propietario moroso?

 

¿Cómo actuar si un vecino no paga a la comunidad?

Si el vecino tiene problemas económicos lo ideal sería concertar un plan de pagos de la deuda de forma fraccionada, que sea asumible por el vecino, en un espacio de tiempo no muy largo y, que por supuesto, se cumpla.

Si el vecino no esta conforme con la deuda, este debe indicar exactamente en que consiste su disconformidad, si se trata de un error en la imputación de los ingresos satisfechos, si no está conforme con la parte proporcional de gastos imputada, etc.

Ante estas situaciones se debe analizar lo manifestado por el vecino y en caso de que tenga razón, subsanar el error, y en caso contrario, hacérselo ver e insistir en que la deuda es correcta y debe pagarla.

Si el vecino es un moroso “profesional”, es inútil cualquier mediación para poder resolver el impago de la deuda.

 

Todo lo comentado en las diferentes situaciones son los pasos previos que se deberían efectuar antes de llegar a la junta de propietarios.

En el momento de celebrar la junta, el administrador, si lo hubiere, deberá informar a los propietarios de las situaciones de pago existentes y las gestiones efectuadas para intentar cobrar el débito.

En el caso del propietario con problemas económicos, si se ha pactado un plan de pago viable y se está cumpliendo, solo se debería acordar la reclamación del débito en caso de incumplimiento por parte del propietario.

En el caso del propietario disconforme, se debería acordar la reclamación del débito si las alegaciones del propietario para el impago fueran infundadas o incorrectas.

Y en el caso del propietario moroso “profesional” solo existe la posibilidad de acordar la reclamación judicial del impago.

 

¿Cómo reclamar el pago de la comunidad?

Según la ley de propiedad horizontal, la comunidad de propietarios puede reclamar todas las cantidades que le sean debidas por el impago de los gastos comunes mediante el proceso monitorio especial aplicable a las comunidades de propietarios.

Para ello, es suficiente con un certificado del impago de los gastos comunes, emitido por el secretario de la comunidad (normalmente el administrador de fincas, si lo hubiere) con el visto bueno del presidente.

En dicho certificado debe reflejarse la deuda existente y su importe, que la misma es exigible y que se corresponde de forma exacta y precisa con la liquidación de cuentas aprobadas por la junta de propietarios, así como el requerimiento de pago hecho al deudor.