Algunos propietarios suelen realizar obras en elementos comunes a su cargo y casi siempre, sin la autorización de la comunidad de propietarios. En estos momentos, es cuando nos preguntamos: ¿Se pueden hacer obras particulares en la comunidad?

Lo primero es dejar constancia que ningún propietario puede realizar obras o reformas en elementos comunes sin un acuerdo de la comunidad y aunque vayan a su cargo.

¿Y cuáles son esos elementos comunes en los que normalmente se interviene?

Principalmente se trata de terrazas, balcones, patios y fachadas.

La pega surge cuando existe un problema estructural en uno de esos elementos comunes en los que se ha intervenido particularmente y debe ser asumido por la comunidad, a veces, generando un sobrecoste.

O que la comunidad acuerda realizar una rehabilitación del elemento estructural en el que previamente un propietario a título particular y a su cargo, ha efectuado la rehabilitación de la zona correspondiente a su propiedad.

Veamos algunos ejemplos para aclarar más la cuestión:

EJEMPLO 1: Propietario de piso ático con terraza que decide por su cuenta y a su cargo sustituir el pavimento original de la terraza por otro más de su gusto y, habitualmente, colocándolo encima del original.

Al cabo de un tiempo, se producen filtraciones en el piso inferior por deterioro y envejecimiento de la capa impermeabilizante de la terraza del ático y se debe rehabilitar la terraza.

Como la terraza se trata de un elemento común, la comunidad de propietarios debe asumir el coste de la rehabilitación.

El hecho de que el propietario del ático haya colocado un pavimento suplementario encima del original supondrá un sobrecoste añadido a los trabajos a realizar.

¿Quién debe asumir el sobrecoste?

También será normal que el propietario del ático quiera que se le coloque un pavimento igual al que previamente había colocado sin permiso de la comunidad y encima del original. (Hay que destacar que ese pavimento suplementario siempre tiene un coste más elevado al original)

¿Quién debe asumir ese coste extra?

Las respuestas a ambas preguntas es el propietario del ático. Él es quien debe asumir los sobrecostes o costes extras que se puedan producir si al rehabilitar la terraza del ático hay elementos que no son de origen y colocados sin autorización de la comunidad.

EJEMPLO 2: Propietario de un piso del edificio que realiza obras de reforma en el tramo de fachada correspondiente a su vivienda aplicando un aislamiento térmico.

Aquí tenemos un propietario que por su cuenta y con el fin de aislar térmicamente a su vivienda, realiza obras en su tramo de fachada, sin la autorización de la comunidad de propietarios.

Imaginemos que tiempo después, la comunidad acuerda en reunión la rehabilitación de la fachada aplicando, además, un aislamiento térmico a la misma.

Es muy factible que el propietario en cuestión indique que él ya ha realizado dicho trabajo en su tramo de fachada a su cargo y que, por lo tanto, no tiene que participar proporcionalmente en el coste del aislamiento térmico.

Independientemente que a título particular (y de forma indebida), este propietario haya realizado esos trabajos, estará obligado igualmente a participar en el coste económico tanto de la rehabilitación de la fachada como de la aplicación del aislamiento térmico a la misma.

EJEMPLO 3: Propietario de piso entresuelo con un patio de luces que decide hacer obras de reforma en el mismo a su cargo, cambiando el pavimento de este por otro diferente al original.

Aquí nos encontraríamos con un caso similar al propietario del ático del ejemplo primero, por lo que si en un futuro, se debe rehabilitar el patio del entresuelo por haber algún problema estructural, cualquier posible sobrecoste añadido deberá ir a cargo del propietario de la vivienda.

Seguramente habrá muchos casos de la misma índole y en los que, como vemos, existe siempre un mismo patrón: propietario que realiza por su cuenta y a su cargo, obras o intervenciones en elementos comunes a los que tiene acceso y sin la autorización de la comunidad. Siguiendo este hilo, también surge la duda de si es posible no pagar gastos comunes en comunidad si no hacemos uso de esos elementos, como comentamos en anteriores publicaciones. 

Como hemos visto, los problemas surgen cuando aparecen problemas estructurales en los mismos que precisan una intervención a cargo de la comunidad de propietarios. 

En Finques Chicote nos encontramos con frecuencia problemas similares a los descritos, la mayoría de ellos coinciden con rasgos del ejemplo primero, ya que suele ser habitual que los propietarios de pisos áticos realicen en las terrazas intervenciones que deberían contar con la autorización de la comunidad de propietarios. ¿Es ese tu caso? No dudes en contactar con nosotros para un asesoramiento profesional. 

También puedes leer más consejos y puntos de vista en nuestro blog.