Existen comunidades de propietarios que tienen trasteros como elementos privativos, pudiendo formar parte de una finca o de un garaje.

Tanto en un caso como en otro, formarán parte de la comunidad de propietarios al igual que los locales, viviendas o plazas de garaje.

Tendrán asignado un coeficiente y seguramente, en la escritura de obra nueva y división horizontal o estatutos existirán cláusulas al respecto de su participación en los gastos de la comunidad de propietarios.

No obstante, nada dice la ley de propiedad horizontal respecto al uso concreto de los trasteros, aunque solemos leer artículos que así lo indican.

En todo caso, el uso de los trasteros estará reflejado en la escritura de obra nueva o estatutos si los hubiere, pero no en la ley de propiedad horizontal. Y su uso inadecuado o indebido podrá ser reclamado al igual que cualquier mal uso de otros departamentos.

De todas formas, ¿qué se entiende por el uso de los trasteros desde un punto de vista correcto?

En primer lugar, hay que destacar que la luz de los trasteros lo habitual es que se tome de la instalación eléctrica comunitaria, ya sea finca o garaje, dado que no disponen de contador propio.

Este hecho ya nos marca una pauta de comportamiento al respecto de posibles consumos eléctricos inadecuados, como pueden ser neveras o congeladores o cualquier otro aparato eléctrico que pueda tener un consumo elevado.

Otro aspecto importante es el tipo de materiales o productos que se pueden almacenar.

Como su nombre bien indica, un trastero solo debe almacenar trastos, enseres u objetos. No debe haber elementos peligrosos que puedan causar problemas de toxicidad o incluso incendios, como puede ser el hecho de almacenar productos inflamables (hidrocarburos, aceites, pinturas, etc.)

Si se almacenan alimentos, estos no deberán ser perecederos a fin de evitar que se pudran y causen malos olores.

Evidentemente, no se podrá utilizar como vivienda o alojamiento, aunque las dimensiones del trastero lo permitan, por todos los factores anteriormente reseñados, aparte que no tiene condiciones de habitabilidad.

Por otro lado, un trastero es recomendable que esté dotado de una instalación contra incendios para extinguir cualquier posible conato de incendio que se pueda producir en su interior, como por ejemplo una instalación de sprinklers o extintores que actúen de forma automática en caso de siniestro.

En el supuesto que no haya unas condiciones de uso en la escritura de obra nueva o estatutos, sería importante que la comunidad de propietarios en la reunión de constitución, o inmediatamente posterior a la misma, estableciera las condiciones de uso de los trasteros a fin de que todos los propietarios de estos las cumplan. Y en caso de no hacerlo, se sancionen.

En la administración Finques Chicote somos administradores de fincas desde el año 1968 en Barcelona y su área metropolitana, administrando más de 400 comunidades de propietarios. Administramos muchas comunidades de propietarios que tienen trasteros, especialmente en garajes, y también sabemos que, al no poder verse, es factible que muchos propietarios almacenen enseres u objetos inadecuados. Nuevamente, se impone una labor pedagógica del administrador de fincas para hacer ver el posible riesgo que ello puede suponer para el resto de las entidades de la comunidad.

Si su comunidad precisa de un administrador de fincas debidamente formado y con capacidad para informar y asesorar adecuadamente en temas legales, asuntos normativos y/o en cuestiones como las expuestas en el presente artículo, le animamos a que nos solicite presupuesto de administración.

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar tus casas favoritas y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad
Powered by Estatik