Aunque no es una cuestión habitual, en ocasiones los propietarios que tienen una vivienda o local se plantean la posibilidad de segregarlo en dos o más unidades.
Y, al contrario, los propietarios que tienen más de una vivienda o local se plantean la inversa, o sea, agruparlos.
Entonces es cuando surge la pregunta respecto a si el propietario necesita la aprobación o no de la comunidad de propietarios.

Como casi siempre, la respuesta será depende.
Veamos lo que dicen al respecto la ley de Propiedad Horizontal tanto en Cataluña como en el resto de España.

Cataluña

Escenario 1: Si en los estatutos de la comunidad o en el título constitutivo se refleja que no será necesaria la aprobación de la comunidad para segregar o agrupar una propiedad, entonces está claro que el propietario lo podrá hacer sin permiso de la comunidad.

Escenario 2: No hay estatutos, o hay estatutos pero no dicen nada al respecto, al igual como el título constitutivo.
En ese caso, primero tenemos el artículo 553-36 que indica que se pueden hacer obras en los elementos privativos siempre y cuando no perjudiquen a los demás propietarios ni a la comunidad, y que no disminuyan la solidez ni la accesibilidad del inmueble ni alteren la configuración o el aspecto exterior del conjunto.
Solo tenemos que avisar al presidente o al administrador.

No obstante, si la obra comporta una alteración de los elementos comunes será preciso el acuerdo de la comunidad de propietarios.
Es muy complicado que en el caso de obras por una agrupación o segregación de locales o viviendas no haya una alteración de elementos comunes, por lo que es casi seguro que se necesitará un acuerdo de comunidad.

¿Qué mayorías serían necesarias para obtener la autorización de poder segregar o agrupar?

Aquí tenemos un problema.

Por un lado, con mayoría simple de cuotas y propietarios sería suficiente, pero resulta que el hecho de segregar o agrupar supone una modificación de las cuotas de participación o coeficientes.
Y para modificar las cuotas de participación es necesaria la unanimidad, por lo que podemos decir que las mayorías necesarias para poder agrupar o segregar es la unanimidad.

Resto de España

Escenario 1: Si en los estatutos de la comunidad o en el título constitutivo se refleja que no será necesaria la aprobación de la comunidad para segregar o agrupar una propiedad, entonces como en Cataluña, el propietario podrá hacerlo sin permiso de la comunidad.

Escenario 2: No hay estatutos, o hay estatutos pero no dicen nada al respecto, así como el título constitutivo.
En este caso resulta más fácil que en Cataluña, ya que se aplicaría el artículo 10.3 que indica que será necesario un acuerdo de las 3/5 partes de cuotas y propietarios.
Y las nuevas cuotas resultantes de la segregación o agrupación también se deberán aprobar por la misma mayoría.

Como vemos, es evidente que todo es más fácil si los estatutos o el título constitutivo indican que no será necesaria la aprobación de la comunidad de propietarios para poder agregar o segregar departamentos.
Por otro lado, hay que destacar que es muy habitual que en el título constitutivo en sus cláusulas finales se especifique esta cuestión. Y si no figura, pues no queda otra que trasladar la petición a la junta de propietarios para que decidan al respecto.

En Finques Chicote como administradores de fincas en Barcelona y L’Hospitalet y alrededor de 400 comunidades de propietarios administradas no hemos tenido muchos problemas en posibles casos de segregación o agrupación de propiedades, ya que como indicábamos anteriormente, casi en todos los títulos constitutivos está contemplada esta cuestión.