Ahorro en las Comunidades de Vecinos

Muchos de nosotros, propietarios de una vivienda, pagamos una cuota a la Comunidad. Esta cuota asciende, en media española, a 104 euros al mes, lo que supone 1.248 euros anuales. Este dato ha sido dado por el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid, lo cual refleja que puede ser algo caro vivir en una Comunidad de Vecinos.

La Ley de Propiedad Horizontal

Este Reglamento, en su artículo 3b, impone una cuota a pagar, la cual se refiere a la participación de cada hogar con respecto al valor del inmueble y referida a centésimas del mismo. Entonces, se deduce la participación en las cargas y beneficios que efectúa cada piso sobre la comunidad.

¿De dónde viene esta cuota?

Para saber cuál es la cuota a pagar, basta con multiplicar la cuota de participación por el importe del presupuesto anual. Entonces se divide por la suma de todas las cuotas de participación y sale lo que se paga al año en comunidad. Para saber la cuota mensual, se divide el resultado entre doce.

Pero muchos queremos saber de dónde viene específicamente este gasto. Veamos cuáles son las partes de esta cuota:

Gastos generales: Aquí pagan todos los vecinos. Dentro de este tipo encontramos aspectos como la factura de electricidad de las zonas comunes, los servicios de limpieza, las obras necesarias y las compañías de seguros.

Gastos de escalera: De estos gastos deben hacerse cargo los vecinos que vivan en esa escalera. Pueden ser gastos en portería, mantenimiento de instalaciones en esa zona…

Gastos de administración. Estos también se pagan entre todos los vecinos. Aquí encontramos gastos de la gerencia, los administradores, los secretarios, etcétera.

Sin embargo, el Reglamento anteriormente mencionado, habla de otro tipo de gastos.

Gastos obligatorios y opcionales: Los gastos obligatorios son los generales y los de obras necesarias. Las obras necesarias son las que se hacen para que la infraestructura quede asegurada, así como para conservar bien el edificio y que sea habitable.

 

Ahorro en las Comunidades de Vecinos

Consejos para ahorrar en los gastos de la Comunidad de Vecinos

Una de las mejores formas de conseguir ahorro es que la gerencia trabaje de forma efectiva. Veamos algunos aspectos en los que la Comunidad puede ahorrar:

Factura de electricidad: No sólo hablamos de reducir el consumo (buena iluminación, bombillas LED, sensores de presencia), sino de revisar la tarifa de electricidad (o gas natural si se tiene) cada año, para ver si hay alguna más económica.

El teléfono del ascensor: Puede que no lo sepas, pero el teléfono del ascensor dispone de una línea de teléfono. Es mejor que éste funcione con una tarjeta SIM.

Revisar los contratos: No sólo de electricidad como hemos dicho, también el del mantenimiento del ascensor o el seguro.

Cuenta bancaria: Revisar las condiciones de la cuenta, como pueden ser el pago de comisiones.

Comisiones: Es muy improbable que esto ocurra, pero siempre es bueno saber si el administrador cobra comisiones y el importe de las mismas por el envío de operarios de servicios como el de la electricidad o la televisión.

Limpieza: Esto puede ser bueno para edificios pequeños, donde cada vecino puede limpiar, por turnos la escalera y las zonas comunes. También se pueden unir varios edificios de una misma zona y contratar la misma empresa para reducir gastos.

Agua: Se puede reducir el caudal de uso para que sólo se utilice la cantidad necesaria para la limpieza.

 

Si te ha gustado esta publicación de “Ahorro en las Comunidades de Vecinos”, también te puede interesar