Mancomunidad de Propietarios

¿Qué es una Mancomunidad de Propietarios?

Si estás leyendo este artículo, seguramente será porque vives en una mancomunidad de propietarios y quieres saber qué significa eso.
O quizás vivas en una de ellas y aún no lo sepas. O no vivas en ninguna pero quieres informarte.

Vamos allá.

Realmente, ¿qué es una mancomunidad de propietarios?, ¿cómo sé sí vivo en una? En caso afirmativo, ¿en qué me puede afectar?

Lo primero que debes saber es que si tienes un local o una vivienda en propiedad en un edificio, significa que vives en una comunidad de propietarios, donde compartes elementos comunes con el resto de los propietarios de la misma. Esto es posible que ya lo sepas.

Pero si a su vez, esta comunidad de propietarios comparte otros elementos comunes con otras comunidades de propietarios, estás viviendo, además, en una mancomunidad de propietarios.

Una mancomunidad de propietarios no es más que una entidad que está formada por dos o más comunidades de propietarios que comparten entre ellas zonas comunes como pueden ser jardines, piscinas, pasillos, etc. En este caso, lo correcto sería indicar que estas comunidades se definen como subcomunidades de propietarios.

Es normal que estas zonas comunes tengan unos gastos de mantenimiento y reparación que deberán ser asumidos por las diferentes subcomunidades que integran la mancomunidad de propietarios, y a su vez, por los propietarios que forman parte de las subcomunidades.

Coeficiente o cuota de participación

Como propietario de una comunidad de propietarios, sabes que tienes asignado un coeficiente o cuota de participación que sumada al resto de propietarios da un total del 100%. Este coeficiente figura en tu escritura de propiedad.

Si tu comunidad o subcomunidad pertenece a una mancomunidad de propietarios, además tendrás otro coeficiente o cuota de participación que sumada al resto de propietarios que integran la mancomunidad dará también un total de 100%.

Aparte, tu subcomunidad tendrá un coeficiente propio con respecto al resto de subcomunidades de la mancomunidad que también sumará 100%.

Estos coeficientes o cuotas de participación sirven como referencia para el cálculo de las partes proporcionales de gastos de todos los integrantes de las subcomunidades, y están reflejados en lo que se denomina la escritura de obra nueva y división horizontal.

Es muy posible que la mancomunidad tenga también unos estatutos registrales cuyas claúsulas sirvan como ampliación de la ley a efectos regulatorios.

Para mayor claridad, veamos un ejemplo de lo que es una mancomunidad de propietarios:

En Finques Chicote, administramos una Mancomunidad de propietarios en la Vila Olímpica.

Esta mancomunidad está integrada por siete subcomunidades.

Cada una de estas subcomunidades es una comunidad de propietarios en sí misma con sus gastos comunes propios, su presidente y vicepresidente, o sea, con una vida propia e independiente del resto de subcomunidades.

No obstante, comparten entre ellas zonas comunes como un jardín y pasillos, que tienen servicios como alumbrado, agua, jardinero, etc.

También, existe una Junta de gobierno de la mancomunidad de propietarios con un presidente y un vicepresidente.

Los propietarios de cada subcomunidad tienen en su escritura de propiedad los siguientes coeficientes:

  • Uno con respecto a su propia subcomunidad
  • Uno con respecto a la mancomunidad

Aparte cada subcomunidad tiene un coeficiente con respecto a la mancomunidad.

En todos los casos, las sumas de estos coeficientes da siempre el 100%.

Estos coeficientes o cuotas de participación sirven como módulo para el reparto de gastos tanto de cada subcomunidad como de la mancomunidad.

Vivir en una comunidad de propietarios no es diferente a vivir en una subcomunidad que forma parte de una mancomunidad de propietarios.

Una de las diferencias seguramente será que, en este último caso, tu cuota de gastos será superior a la de un propietario que viva solo en una comunidad de propietarios, ya que además de los gastos propios de tu edificio, tendrás que asumir la parte proporcional de los gastos de la mancomunidad.

Como contrapartida, tu propiedad tendrá un valor mayor.

A los efectos de administración, no supone mayor diferencia administrar una comunidad de propietarios que una mancomunidad integrada por varias subcomunidades.

Además, y para rizar el rizo, debes saber que esta mancomunidad de propietarios del ejemplo, forma parte a su vez de una Supracomunidad de mancomunidades de propietarios que integran las 12 islas que conforman la Vila Olímpica de Barcelona.
Y que esta Supracomunidad también tiene gastos que comparten el resto de las mancomunidades de propietarios que la integran.

En Finques Chicote administramos varias mancomunidades de propietarios como la indicada en el ejemplo y somos expertos en su gestión, independientemente de cuál sea su tamaño y composición. Solicítanos presupuesto y compruébalo.

Si t’ha agradat aquesta publicació de “L’acta d’una comunitat de propietaris”, també et pot interessar