En algunas comunidades de propietarios que se administran sin un profesional administrador de fincas, es habitual que haya un vecino o vecinos que gestionen la administración, principalmente a nivel económico.

En este sentido, existen muchas comunidades de vecinos que no cuentan con el asesoramiento de un profesional. Sin embargo, en el caso de que surja la necesidad de resolver algunos problemas específicos, sería muy conveniente la figura de un profesional que pueda ayudar a la comunidad a solucionar cualquier duda o contratiempo.

Volviendo a la gestión económica, en estos casos, como indicábamos anteriormente, es muy común que uno de los vecinos se encargue de la gestión de la comunidad. Pero, ¿Qué ocurre si la Junta o los vecinos que llevan la gestión cobran por ello? ¿Es legal? ¿Puede haber algún problema?

 

¿Es legal cobrar por ser el presidente de la comunidad?

 

Como premisa, se puede decir que si la comunidad de propietarios está de acuerdo, no tendría que haber ningún problema para ello.

(Nota: En Cataluña, la ley de propiedad horizontal indica que el cargo de presidente no será remunerado)

El problema puede surgir respecto a que estos vecinos cobren por unos servicios sin emitir factura alguna, por lo que la comunidad de propietarios les estaría pagando dinero “en negro” y, es en este momento, dónde podemos encontrarnos con un problema legal para la comunidad de propietarios.

En estos casos y para evitar problemas legales, sería necesario que la comunidad realizara un contrato laboral al vecino o vecinos que cobran por sus servicios. De esta forma, no habría problemas legales de ningún tipo.

No obstante, y ante esta situación, surge otra pregunta: Si la comunidad de propietarios esta pagando a unos propietarios para gestionar la comunidad y que, seguramente, no son profesionales en ello, ¿No sería más lógico que la comunidad de vecinos contratará a un administrador de fincas profesional?

Puestos a pagar, en este ultimo caso, aparte de contratar a una persona que sí que emitirá una factura legal por sus servicios, tendrá a un profesional que podrá también asesorar a la comunidad desde el punto de vista legal y técnico.

Como vemos, y sin que ello suponga un autobombo para los administradores de fincas, a veces las comunidades de propietarios adoptan decisiones que, si se analizan con perspectiva, suponen una incongruencia manifiesta.

Puestos a pagar, creemos que es evidente las ventajas de contratar un profesional administrador de fincas:

  • Legalidad
  • Objetividad
  • Imparcialidad
  • Asesoramiento legal
  • Asesoramiento técnico

Todos estos aspectos no los pueden ofrecer los vecinos de la comunidad por mucha voluntad y desempeño que pongan en ello.

Por ello, si vives en una comunidad de propietarios sin administrador de fincas, analiza todos los pros y contras que esta situación puede representar para el buen funcionamiento económico y legal de la misma.

En Finques Chicote administramos comunidades de propietarios de diferentes tamaños y servicios, con lo que los honorarios de administración se adaptan siempre a las características de cada comunidad.